El paro baja en Alcorcón menos que en otros municipios y sigue afectando sobre todo a mujeres y población mayor de 45 años.

El volumen de empleo que existe en Alcorcón solo equivale a la mitad (54%) de la población activa que reside en el municipio.

  1. Baja el paro registrado pero sube su feminización

Según el Servicio Público de Empleo Estatal en diciembre de 2017 residían en Alcorcón 9.873 personas en paro. El dato real de trabajadores y trabajadoras desempleados que buscan un empleo es mayor: la estadística de paro registrado solo refleja a aquellas personas que cumplen una serie de requisitos, pero no incluye a todas las personas que carecen de trabajo y están inscritas como demandantes de empleo.

La evolución del paro no coincide necesariamente con la evolución del empleo en una localidad. La estadística de paro registrado mide la localidad de residencia, pero no la localidad donde puede haber encontrado empleo. Una bajada del paro puede deberse a la creación de empleo, pero también a un descenso de la población activa (emigración, jubilación, efecto desánimo…). Por tanto, un descenso del paro no implica necesariamente que se cree empleo o que ese empleo se genere en Alcorcón. Cuando un político local se atribuye el mérito de la creación de empleo (nunca de su destrucción), en la mayoría de los casos se está colgando medallas de puestos de trabajo creados en otras localidades.

El PP ganó las elecciones municipales de mayo de 2011. Durante sus primeros años de gobierno el paro siguió aumentando en Alcorcón, y solo cuando la situación económica empezó a recuperarse a nivel nacional, Alcorcón también dejó de destruir empleo y empezó a reducir las cifras del paro, a costa de aumentar de nuevo los niveles de precariedad del empleo que se iba generado. El paro baja en Alcorcón y es una buena noticia. No es buena noticia el insuficiente ritmo al que está bajando y es muy mala noticia que cuatro años después del inicio de la recuperación económica, el número de parados siga siendo un 46% más alto que antes de la crisis y que en diciembre de 2017 todavía haya 3.091 parados más de los que había en junio de 2007.

En junio de 2007, justo antes de la explosión de la burbuja inmobiliaria y del inicio de la crisis residían en Alcorcón 6.782 personas en paro. La crisis y la recesión económica dispararon la cifra de personas desempleadas. Cuando el PP tomó posesión de la alcaldía de Alcorcón (junio de 2011) había 13.486 parados registrados, que siguieron aumentando hasta un máximo de 16.195 en marzo de 2013. Desde entonces, y con el inicio progresivo de la recuperación económica, el dato de población en paro empezó a disminuir, hasta 13.806 parados en diciembre de 2014, 12.444 en diciembre de 2015, 10.991 en diciembre de 2016 y 9.873 personas en paro con las que ha cerrado 2017.

La mayoría de la población en paro que reside en Alcorcón son mujeres: hay 5.776 mujeres y 4.097 hombres en paro. Durante 2017 se ha agudizado la feminización del paro: en diciembre de 2016 el 57% de la población desempleada de Alcorcón eran mujeres, porcentaje que ha subido hasta el 59% en diciembre de 2017.

Comparando diciembre de 2017 con diciembre de 2016 el paro baja en 1.118 personas en Alcorcón. Baja más entre los hombres (-639) que entre las mujeres (-479) a pesar de que las mujeres son clara mayoría entre la población desempleada. De nuevo en la recuperación se vuelve a agrandar la brecha de género y las mujeres encuentran más dificultades para salir del paro.

En 2017 la bajada del paro en Alcorcón (-10%) es importante, pero es inferior a la registrada en localidades vecinas como Fuenlabrada (-13%), Leganés (-12%), Getafe (-11%) o Móstoles (-11%).

La mitad de la población en paro tiene 45 o más años

Por tramos de edad de la población en paro de Alcorcón, el 14% tiene entre 16 y 29 años, el 36% entre 30 y 44 años y el 50% de la población en paro tiene 45 o más años. El grueso del paro registrado en Alcorcón se concentra en los tramos superiores de edad, en los que aumentan las dificultades para volver a ser contratado y encontrar un empleo, en muchas ocasiones con personas a su cargo (niños/as o mayores) dependiendo de la persona desempleada. Es evidente que las prioridades de formación, recualificación y políticas activas de empleo deben dirigirse en mayor medida a la población mayor de cuarenta y cinco años.

Datos de paro por barrios de Alcorcón

El problema del paro no golpea por igual todos los barrios de Alcorcón y el análisis de los datos por barrios (clasificados por códigos postales) permite situar mejor su incidencia y evolución en  cada zona de Alcorcón. En todos los barrios, la cifra de personas en paro ha bajado durante 2017, lo cual es positivo. No obstante, en todos los barrios, el nivel de paro sigue muy por encima de los niveles anteriores a la crisis. El mayor número de personas en paro se concentra en Ensanche Sur, Retamas, Parque Oeste y parte de la zona Centro (CP 28922) con 3.332 parados, seguido de la zona Centro de Alcorcón (CP 28921) con 2.502 parados; Ondarreta e Igueldo (CP 28923) donde residen 1.489 personas en paro; Parque Lisboa y la Avenida de la Libertad (CP 28924) cuenta con 1.319 parados, y los barrios de Valderas y Los Castillos (CP 28925) donde residen 1.227 parados.

 

  1. Los contratos que se firman son precarios y discriminan a mujeres y mayores de 45 años

La precariedad es la norma en el acceso a la actividad laboral en Alcorcón: el 86% de los contratos laborales firmados por empresas radicadas en Alcorcón eran temporales y solo el 14% indefinidos, de los que además, una parte eran a jornada parcial. En 2017 se firmaron 46.662 contratos de trabajo en Alcorcón, la gran mayoría (40.028) fueron temporales y solo una pequeña parte indefinidos (6.634). Un contrato no equivale a un empleo. En el caso de los contratos temporales (muchos duran menos de 1 semana) es necesario firmar y encadenar muchos contratos para poder trabajar durante el año. Incluso entre los contratos indefinidos, un porcentaje elevado de los mismos no llegará ni siquiera a cumplir un año de antigüedad antes de ser rescindidos o sus trabajadores despedidos., tal y como lo reflejan las estadísticas a nivel nacional.

Los contratos de trabajo, temporales en su gran mayoría, se concentran entre la población de entre 20 y 39 años. Los trabajadores de 45 y más años, a pesar de suponer la mayoría (50%) de la población desempleada solo supusieron el 24% de los contratos de trabajo firmados en diciembre. En diciembre de 2017 vivían en Alcorcón 4.939 personas de 45 y más años registradas como desempleadas en las oficinas de empleo. En ese mismo mes, las empresas y entidades radicadas en Alcorcón solo firmaron 987 contratos de trabajo a personas de 45 o más años, y de ellos, solo 109 fueron indefinidos. Dada la inestabilidad y precariedad de los contratos, gran parte de los contratados volverán al paro en las próximas semanas o meses hasta que puedan enlazar otro contrato temporal.

La desigualdad de las mujeres también se refleja en su menor acceso a un contrato de trabajo. A pesar de suponer la gran mayoría de la población en paro en Alcorcón (el 58%) en diciembre de 2017 las mujeres solo supusieron el 48% de los contratos firmados por empresas de Alcorcón y un porcentaje incluso menor (45%) de los contratos indefinidos.

  1. Los datos de la Seguridad Social muestran el impacto de la precariedad y la debilidad del tejido productivo de Alcorcón

En 2017 residían en Alcorcón 68.563 trabajadores/as afiliados a la Seguridad Social, de los que el 69% tenían un contrato indefinido, el 20% un contrato temporal y del 11% restante no constaba el tipo de contrato. Por tipo de jornada, el 66% trabajaba a tiempo completo, el 23% trabajaba a jornada parcial o fijo discontinuo y en el 11% restante no constaba jornada.

Los datos de empleo (afiliación a la Seguridad Social) también están disponibles por la  localidad donde se ubica la actividad y/o empresa, lo cual permite analizar el empleo realmente existente en cada municipio. Según los últimos datos disponibles con este enfoque (2016) residían en Alcorcón 67.145 personas afiliadas a la Seguridad Social pero solo trabajaban en empresas y/o actividades ubicadas en Alcorcón 42.404 personas (residentes y no residentes en Alcorcón). Es decir, en términos netos habría 25.000 personas –casi el 40 por cien de la población trabajadora que reside en Alcorcón- trabajando en otros municipios diferentes, sobre todo Madrid capital.

En 2016, las actividades económicas públicas y privadas ubicadas en Alcorcón daban empleo a poco más de la mitad de la población trabajadora que reside en el municipio. En 2016 residían en Alcorcón 67.145 personas afiliadas a la seguridad social y 10.991 personas desempleadas (diciembre de 2016), es decir, unas 78.000 personas. En comparación, en el municipio de Alcorcón solo trabajaban 42.404 personas. Es decir, el empleo ligado a las actividades asentadas en el municipio de Alcorcón apenas llega para emplear a la mitad de la población activa que reside en Alcorcón. La otra mitad trabaja en otras localidades o está desempleada. Es decir, son otras las localidades las que generan gran parte del empleo de la población que reside en Alcorcón, así como las oportunidades de empleo para la población en paro. Este dato no puede pasar desapercibido cuando el alcalde de turno pretenda colgarse la enésima medalla correspondiente.

La precariedad laboral afecta a miles de personas que residen en Alcorcón. Además de la población inactiva en edad de trabajar (estudiantes, personas retiradas o desanimadas,…) en Alcorcón hay casi 10.000 personas en paro registrado, muchas de ellas paradas de larga duración y sin ingresos y con menores y personas a su cargo, que soportan un grado de precariedad y exclusión laboral extrema (sin trabajo, sin ingresos). Entre la población que sí trabaja, los niveles de precariedad se disparan entre los trabajadores que soportan contratos temporales y/o jornadas parciales de unas pocas horas, que son las fórmulas más habituales de contratación.

El funcionamiento de nuestro mercado de trabajo implica que una parte (empresarios) detenta el control de las empresas y fija las condiciones laborales frente a una masa de población y trabajadores que se ubica en situación de desigualdad frente al empresario, y a los que cada vez se le recortan más los pocos instrumentos de los que dispone  clase trabajadora (sindicatos, estatuto de los trabajadores, negociación colectiva, derecho a la huelga,…) para equilibrar mínimamente su situación frente al empresario/capitalista.